Follow by Email

20 jun. 2014

Desde mi republicanismo

"Si hacemos caso a las encuestas, un referéndum que permitiera elegir entre monarquía o república daría como resultado un sí a la continuidad monárquica. O tal vez no, ambigüedad que fundamento en la poca fiabilidad que me merecen las encuestas y también porque nuestra obsoleta Constitución restringe cualquier expectativa de cambio. Para complicar aun más el asunto, un consenso tácito del bipartidismo considera inoportuno plantear un referéndum, y hasta el PSOE no oculta "su preferencia republicana" aunque la considera compatible con la monarquía. Se entiende que en este contexto, el oficialismo insista en que el Congreso sólo aprobó el pasado día 11 una ley que regula la abdicación del Rey pero sin entrar en debates sobre el modelo de Estado.

Sin embargo, y por mas que se maquille la realidad, cada vez es más patente que Juan Carlos I, además de caer en picado su aceptación popular, nunca ha contado con una legitimación moral que lo consolidara como rey más allá de haber sido impuesto por Franco y contar con el manido mérito de ser el artífice de la transición o el presunto héroe de la noche del 23-F de 1981.

Pero lo cierto y evidente es que somos muchos los partidarios de una consulta popular, entre ellos Henar Ortiz, la tía republicana de Letizia Ortiz quien acaba de reivindicar un referéndum monarquía-república través de twitter con la misma naturalidad que en su día cuestionara la capacidad de su sobrina para ser reina. Pero, anécdotas aparte, es de justicia reconocer que cuando en 1976 se votó la Ley para la Reforma Política y en 1978 la Constitución, en su fuero interno, el sí de los españoles no fue una aceptación del rey que les había impuesto Franco sino un no a cuarenta años de dictadura. Que nadie se llame a engaño. En aquellos años de transición, los españoles no se hicieron monárquicos de la noche a la mañana. Sólo querían escapar como fuera de cuarenta años de represión y hacerlo del modo más rápido posible.

Pero ahora, en pleno siglo XXI, cuando el actual Rey ha cubierto una etapa casi tan larga como lo fue el franquismo, hay veintidós millones de españoles con derecho a voto que no votaron la Reforma Política ni tampoco la Constitución, porque no habían nacido o no tenían edad para hacerlo (21 años), motivo que, tras la abdicación del Juan Carlos I, justificaría el referéndum y la modificación de la Constitución que tantos reivindican. Si el resultado de esa consulta fuera un sí a la República, se resarciría la injuria histórica del golpe militar que derrocó a la II República. Por el contrario, si las urnas fueran favorables a la monarquía, Felipe VI quedaría legitimado para reinar con la fuerza moral que desde siempre se le ha cuestionado a su padre.

Y quienes dicen que la sociedad padece un “sarampión republicano” y argumentan que en ciertas monarquías –como la inglesa, la holandesa o la sueca– sería impensable plantear un plebiscito para revalidarlas, deben considerar que éstas son monarquías muy consolidadas, que no fueron abolidas por las urnas como sucedió con la española en 1931 y que, además, no han atravesado un paréntesis de cuatro decenios impuesto por un dictador militar que unilateralmente designó quien sería el futuro rey.

Dejo constancia de todo esto desde mi republicanismo, mi respeto a la voluntad popular y la libertad de opinión y expresión que me confiere nuestro Estado de derecho".

por Alberto Soler Montagud
Médico y escritor
16 de junio de 2014
http://lainfinitaespiral.blogspot.com.es/

No hay comentarios :