Follow by Email

1 feb. 2014

La penúltima conspiración de los poderosos: Internet para ricos y para pobres: Hay que impedirlo.

Todos los internautas; blogueros, periodistas ciudadanos, miembros de redes sociales, quienes a través de la red obtenemos información o informamos, quienes nos comunicamos y solazamos a través de la red nos enfrentamos ahora a una amenaza, la penúltima tramada por los poderosos, por ese maldito 1% que lo controlaba todo excepto la red hasta el presente y que ha decidido adueñarse también de ella al decidir, obviamente de forma unilateral, que existan dos redes, una para ricos, veloz e inmediata y otra para pobres, ralentizada y limitada.

Cuando en el presente los únicos medios de comunicación mas o menos fiables pueden leerse en Internet, ya que los de papel están todos controlados en nuestro país por el Gobierno que impone sus consignas a través de las campañas de publicidad institucionales, o por las grandes corporaciones financieras al servicio del capital, la medida de ralentizar la velocidad de Internet para la mayoría, creando servidores rápidos solo para los privilegiados constituye una grave amenaza para la libertad de información.

Y esa amenaza está a punto de convertirse en una realidad, porque  EE.UU y la UE están legislando con urgencia para permitir a las corporaciones más ricas que ofrezcan sus contenidos más rápido mientras imponen barreras o ralentizan los de todos aquellos que no puedan pagar por obtener dichas ventajas.

Esa medida pondrá en peligro la capacidad de difundir imágenes grabadas por periodistas ciudadanos desde países en conflicto o donde los gobiernos ejercen una desmesurada represión contra manifestantes o de lanzar campañas para salvar el planeta o de lucha por los Derechos Humanos que llevan a cabo organizaciones como Amnistía Internacional, Green Peace o Avaaz.

Esta última ha emprendido una recogida de firmas a la que debemos sumarnos todos los que hacemos uso de la red para informarnos o informar, para reflexionar o protestar, con el objeto de paralizar esa inicua decisión y constituir un freno a las aspiraciones de compañías servidoras de Internet como Verizon, Vodafone y Telefónica, que están presionando con todas sus fuerzas para crear un Internet para ricos y que, de no darse una respuesta masiva de los ciudadanos, podrían ganar, poniendo el trabajo de todos los internautas en riesgo

Es imprescindible que firmemos todos:



No hay comentarios :