Follow by Email

25 mar. 2014

Ha muerto Adolf(o) Suárez ¡arriba España!

El pueblo español víctima de un ataque de amnesia colectiva lo ha santificado como el “paladín de la democracia”

En esta endemoniada historia de España existe un capítulo emblemático que tiene que ver con  la mal llamada “transición” -que mejor sería definirla como “Restauración Monárquica”- Ahora resulta que el protagonista principal de esta demencial coyuntura es el recalcitrante falangista Adolfo Suárez. Un producto creado por los genios de la propaganda mediática dirigida por la familia Anson y Luca de Tena (la Gaceta Ilustrada, EFE y ABC. y TVE)  Adolfo fue un apasionado admirador de José Antonio Primo de Rivera al que imitaba tanto en sus poses y estilo de oratoria.  Imbuido en espíritu imperial y misionero que pregonaba monseñor Escrivá de Balaguer: “Cristo necesita hombres de acción católica y hay que demostrar que aún no se ha extinguido la raza bravía que en otros tiempos conquistó hombres para Dios” De porte elegante vestía la camisa azul mahón de falangista, trabillas en la hombrera, bolsillos con pinza bordada con el yugo y las flechas y cuello de legionario. Siempre tan presumido brazo en alto al mejor estilo hitleriano rindiendo tributo al caudillo Francisco Franco.

Adolfo fue el delfín político del fascista y opusino Herrero Tejedor, Secretario General del Movimiento y uno de los candidatos que se barajaban en ese entonces para suceder al Generalísimo Francisco Franco. Adolfo Suárez ocupó gracias a sus padrinos puestos de relevancia tales como presidente de Acción Católica, gobernador civil de Segovia,  la Secretaria General del Movimiento Nacional, Vicesecretario Nacional del Movimiento fascista español, Ministro secretario del movimiento fascista nacional español y Director de TVE (que utilizó para promocionarse)

A él  se le encomendó la patriótica misión de reconvertir a los falangistas fascistas españoles en demócratas monárquicos de pro.  Adolfo conocido por sus posiciones ultra conservadoras -era miembro numerario del Opus Dei,   feroz anticomunista y en su juventud admirador del fuhrer Adolf Hitler (su nombre no es por casualidad)- supo acometer con arrojo y valentía esa encomiable misión ¿evangelizadora?

Entre sus heroicas gestas se le atribuye el convencer a la vieja guardia militar golpista del 36 de iniciar cierta apertura y liquidar las Cortes Franquistas para dar paso al Parlamento Monárquico. Por algo el mismísimo caudillo escogió al rey Juan Carlos I como su sucesor y por ende se debía acatar su santa voluntad testamentaria. Por este desliz muchos de sus camaradas lo señalaron de traidor.

En 1976 fue nombrado por su majestad el Rey don Juan Carlos I y el visto bueno de Torcuato Fernández Miranda, Presidente de Gobierno. Suárez  juró por Dios y por España lealtad al rey y a las leyes fundamentales del Movimiento. Cuando se convocan elecciones generales “libres” en el año 1977  el falangista Adolfo Suarez, líder de UCD, obtiene mayoría absoluta y se convierte en el primer presidente del reino español. Al año siguiente se aprueba mediante referéndum (88% de los votos) la Constitución Monárquica Española vigente hasta nuestros días. El reino de España debía seguir el guión previamente establecido por EE.UU, es decir, integrarse en la  OTAN y la CE para contrarrestar el expansionismo soviético en esa época de la guerra fría. Aunque lo más importante era borrar ese pasado dictatorial para ingresar como miembro de pleno derecho en el seno de las naciones más civilizadas del planeta.

El escritor e intelectual derechista Emilio Romero en su libro de memorias “Tragicomedia de España” confesó que toda la camarilla franquista, falangista y españolista quedó muy sorprendida con la elección por parte de su majestad don Juan Carlos I de Adolfo Suárez  para dirigir la mentada “transición”. Era como poner a la zorra a cuidar el gallinero. Que un personaje  de esa calaña con tremendo bagaje nacional-catolicista y fascista tuviera que hacerse cargo de reconvertir la España franquista en una monarquía constitucional ¿democrática? era algo poco menos que inconcebible.

Pero astutamente supo disfrazarse, mudar de piel como hacen las serpientes, igual que un camaleón se mimetiza con el entorno cambió de sexo político y travestido por completo se erigió en el paladín de la democracia. Emilio Romero –archienemigo de Adolfo Suarez-escribió un artículo en ABC unos días antes del golpe de estado de 1981 –que realmente estaba dirigido contra él, pero semanas antes, abandonado por sus correligionarios que se fugaron a la Alianza Popular, se vio obligado a dimitir dejando paso a Calvo Sotelo-  en el cual reclamaba ante la debilidad del estado y los escasos resultados en la lucha antiterrorista un gobierno de salvación nacional presidido por el general Alfonso Armada.

Al oficializar su renuncia su majestad el Rey don Juan Carlos I para recompensarlo por sus servicios prestados a la corona lo premia con el título nobiliario de duque de Suarez -que en un principio se negó a aceptar aduciendo que prefería el de duque de Ávila- Pero este título sólo está  reservado a los altos miembros de la familia real. Por lo tanto,  para calmar sus delirios megalomaníacos se le otorgó el de Grande de España por la gracia de Dios. Acto seguido se construye en Palma de Mallorca una mansión de 4.000 metros cuadrados.  Más tarde, en el año 2007,  don Juan Carlos I lo invistió  Caballero de la Insigne Orden del Toisón de Oro por su heroico sacrificio en pro de la “democracia española”.

El Alzheimer que sufría es la mejor metáfora que se pueda encontrar de esta España monarquía rastrera, corrupta y decadente.  Los súbditos de su majestad el rey don Juan Carlos I olvidan por completo el pasado fascista del finado duque de Suárez, ahora ungido como padre de la patria (el aeropuerto de Madrid-Barajas pasará a denominarse Adolfo Suárez) –

Es una monstruosa perversión borrar de un plumazo lo que significó la atroz dictadura franquista, es un insulto a la memoria de las miles de víctimas del fascismo españolista. El duque de Suárez, viril, enérgico, ambicioso y vehemente ha sido en realidad el rey Midas capaz de convertir la mierda en oro.  España entera está de luto, las plañideras lloran desconsoladas la perdida de tan insigne prócer. Se han decretado tres días de luto, que se izen las banderas a media asta en honor al hijo más preclaro. Los románticos falangistas se ponen la camisa azul para asistir a los funerales de Estado.

Estamos ante un acto vil y manipulador de la construcción de un falso mito, un mito creado artificialmente por las castas del poder; la ultraderecha, la oligarquía, la aristocracia,  el clero, los militares o los  jueces que le rinden tributo al nuevo superhéroe de la España Una, Grande y Libre ¡Ein Volk, ein Reich, ein Fuhrer!

por Carlos de Urabá.
24 de Marzo de 2014 
kaosenlared.net

No hay comentarios :