Follow by Email

31 mar. 2015

Interoperabilidad eres tú, pero no lo son Facebook, Google+, Twitter o Linkedin

Durante muchos años atrás el debate de los sistemas operativos interoperables dio mucho sobre qué hablar y sobre qué escribir. Largo y extenso fue aquel debate de la interoperabilidad llegando a tener hasta en algunos países un marco de interoperabilidad en el que circunscribir los esfuerzos tecnológicos de la administración pública. Hoy en día, sin embargo, creo que el debate de la interoperatibilidad debemos llevarlo más allá y comenzar a exigir a los que nos prestan los servicios en las redes a cambio de crearles un negocio que se hagan interoperables de una vez.

Google, Apple, Microsoft, Facebook, LinkedIN o Twitter, mientras hablan en todos los foros de términos tan bonitos como "Neutralidad en la red", "Innovación", "User Experience", "Libertad de Elección" o "Privacidad" continúan luchando mano a mano para defender su negocio de datos, sin contar con lo conveniente para los usuarios a la hora de hacer que sus servicios sean de una vez por todas interoperables. Mientras que los protocolos de las redes se han hecho interoperables para que todo funcione por encima, los servicios que han creado todas las multinacionales por encima son de todo menos Interoperables. Y me explico sobre este asunto, que me gustaría debatir con vosotros.

Si yo quiero comentar en un post publicado en Google+ tengo que tener obligatoriamente una cuenta de Google. Si quiere enviar un mensaje privado a una cuenta de Facebook tengo que tener obligatoriamente una cuenta de Facebook. Si quiero marcar como favorito esa foto que has subido en Twitter tengo que tener una cuenta en twitter. Si quiero enviarte un mensaje de WhatsApp tengo que tener un cuenta de WhatsApp. ¿Por qué es necesario tantas cuentas? 

¿Por qué para enviar un correo electrónico no necesito ninguna cuenta de tu sistema, para enviarte un SMS no tengo que tener ninguna cuenta en tu compañía de teléfono o para llamar a China no necesito tener cuentas allí? Pues porque esos sistemas nacieron para ser interoperables y los que tenemos hoy en día no. Para comentar en Google+ hay que tener una cuenta en Google o para enviarte un mensaje a una identidad de Facebook necesitas una cuenta. ¿Cuántos de vosotros tenéis sociales que no queréis usar? Es tan dantesca la situación, que la gente acaba duplicando y triplicando las mismas conversaciones entre la misma gente por distintas redes sociales.

Ellos crearon el caos de la identidad al no crear sus sistemas interoperables. Y no solo pensando en la identidad, sino en el servicio en sí. Como yo lo veo, alguien como Facebook debería estandarizar los protocolos de interacción con su plataforma y cualquier otra red social debería poder interoperar con ella. Es decir, si federan sus identidades y crean un protocolos para enviar mensajes, entonces se podría seguir lo que publica alguien en Facebook o desde Linkedin, o desde Twitter. Igual con las fotografías, los comentarios o la visualización del time-line, etcétera.

Sí, sé que no son todos los servicios exactamente iguales, pero... ¿no hay un core de 15 o 20 acciones básicas que hacemos en las redes sociales que son iguales en todas ellas y se podrían estandarizar? ¿No queríamos un Internet interoperable? Pues bien, esto se ha quedado en la capa de comunicaciones y en los servicios básicos que se crearon antes de que comenzaran las guerras entre las grandes corporaciones de Internet por ponerte publicidad y llevarse los datos a cambio de darte un servicio. Hace años que no interesa hacer servicios interoperables y nos hemos quedado con el correo electrónico y la llamada de teléfono como servicios básicos de comunicación interoperables, el resto o no son masivos o no se han interoperado.

No estoy diciendo que todas las funciones de Facebook tengan que estar en Linkedin o Google+, o que todas las funciones de WhatsApp tengan que estar en iMessage, pero sí que puedan interoperarse sin tener que tener 20 apps, 20 cuentas de servicios y estar sometido a 20 identidades distintas que generan el caos de la identidad. Al final son eso, 20 cuentas, con sus 20 passwords y sus 20 sistemas de segundo factor, sus 20 políticas de privacidad y sus 20 términos y condiciones del servicio. Total, para entrar en las 20 cuentas y:
1) Ver lo que han publicado tus contactos
2) Ver los mensajes que te han enviado de forma privada
3) Publicar tus cosas
4) Responder mensajes privados

¿A quién no le gustaría, como sucede en el correo electrónico, tener su cuenta de Apple ID - o la que sea - y poder enviar un mensaje a Facebook, WhatsApp o Twitter sin tener que abrir una tras otra cuentas distintas, con nuevas identidades, nuevas contraseñas, distintos factores de autenticación, preocuparme por gestionar 20 grupos distintos de compañeros y amigos que tienen los mismos problemas que tú? ¿No creéis que va siendo hora de que inviertan en hacer que sus sistemas sean interoperables de una vez? A día de hoy la interoperabilidad eres tú, pero no ellos. Venga Redes Sociales Innovadoras no es tan difícil, seguro que sabéis hacerlo para que sea mejor para todos.

Saludos Malignos!

MARZO 15, 2015

No hay comentarios :